¿Cuántas religiones hay?

¿Cuántas religiones hay?
Si se preguntara, a los que se preocupan por el tema, cuántas religiones existen en el mundo, no hay duda de que redactarían una extensa lista que, partiendo de todas las desviaciones de la Revelación primitiva, conducirían, al final, a la religión judía y al cristianismo.
Pero, en realidad, en el mundo solamente han existido dos religiones, y éstas están en abierta oposición la una contra la otra.
La primera es la religión de la carne, la segunda la religión del Espíritu, el don de Dios hecho a la fe en una salvación gratuita.
La primera de estas religiones es tan antigua en la tierra como el pecado del hombre; y la segunda lo es tanto como la Redención , lo cual hace que las hallemos a ambas en el origen de nuestra historia. Desde el principio están personificadas en las acciones de dos hombres: Caín y Abel. Sólo precisamos considerarlos un momento para descubrir los caracteres de sus religiones y ver que son irreconciliables. Empecemos por Caín:

Su religión, que es la de la carne, ofrece tres rasgos distintivos:
1) Primero rasgo: Pretende que el hombre caído es capaz de lograr una justicia que lo haga agradable a Dios.
Piensa que haciendo el bien -pues esta religión no duda de que el hombre, a pesar de su caída, sea capaz de hacerlo- Dios podrá recibirlo y reconocerlo como justo. Notamos inmediatamente que este principio ignora dos cosas: la justicia de Dios que necesariamente debe condenar al pecador, y la justicia de Dios que le es ofrecida en Cristo para justificarle.
2) El segundo rasgo distintivo de la religión de la carne es que ignora totalmente el estado de ruina del hombre, como es fácil comprobarlo mediante el primer rasgo que hemos expuesto. Esta religión busca el bien en el hombre para presentarlo a Dios. Para ella, el hombre es pecador, sin duda; loco sería quien lo negara, pero no está, en su opinión, irremediablemente perdido, pues un objeto perdido -es preciso convenir en ello- no sirve para nada.

3) El tercer rasgo distintivo de la religión de la carne es que ignora el estado del mundo. No sabe que el mundo, a los ojos de Dios, es una cosa maldita que no puede probar nada más y sobre la cual el juicio definitivo ya ha sido pronunciado.
Estas tres ignorancias (de Dios, del hombre y del mundo) se conjugan en Caín. Él, hombre injusto, piensa que Dios debe mirar a su ofrenda y recibirla, según un principio de justicia, en virtud de sus abnegados esfuerzos. Él, separado de Dios por el pecado, tiene bastante confianza en sí mismo como para presentarse ante Dios con los resultados de su trabajo. Él, como maldito, viene a ofrecer a Dios los frutos de una tierra maldita, como si este mundo pudiera ser ante Dios lo que era antes (le la caída.
En contraste con la religión de Caín, hallamos la de Abel, la que no tiene con la primera ningún rasgo en común. No se basa sobre el hombre, al cual estima pecador perdido, ni sobre la energía y los recursos que él puede ofrecer, sino sobre un sacrificio -preparado por Dios mismo en otro tiempo para cubrir al hombre y a la mujer culpables (Génesis 3:21)-, sobre la gracia que lo presenta, sobre la fe que capta el valor de ese sacrificio, que lo ofrece a Dios y permite al pecador acercarse a Él plenamente justificado de todo pecado. He aquí lo que hallamos en la base de la religión del Espíritu, que se mueve entre las cosas invisibles, única base reconocida por Dios, sin que ni el hombre ni la carne tengan intervención alguna, tal como la epístola que deseamos considerar nos lo prueba superabundantemente, sin que tengamos necesidad de extendemos más sobre ello.

About these ads

Acerca de Felix Antonio Chávez

Felix nacio en 1966,esta casado con Carolina, su esposa desde el año 1993. Tiene dos hijas: Elizabeth(1994), Angelica(1998). Felix es pastor de la Iglesia Bautista de Las Mesas en Chinameca. A ejercido el ministerio de la Enseñanza desde 1991 como maestro de la palabra de Dios,en la Zona Oriental. Estamos dedicados de predicar la palabra de Dios, creo que la persona de nuestro Señor Jesucristo es el tema central de la Biblia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s